Top

Sostenibilidad: Una inversión para el presente

Además de la preocupación por el medio ambiente, convertirse en una empresa sostenible, es una inversión a largo plazo, reduce costos y optimiza resultados.

El desarrollo sostenible se basa en tres factores principales, el económico, el social y el medioambiental. Estos tres elementos deben mantenerse en equilibrio para el bienestar de la empresa.

Las compañías deben gestionar sus operaciones de tal forma que se fomente el crecimiento económico, la competitividad y en una misma instancia, se garantice la protección al medio ambiente. Esto agregará valor al impacto social de la actividad empresarial.

Es importante comprender que la sostenibilidad en las empresas no trata exclusivamente del cumplimiento de obligaciones jurídicas o laborales, sino más bien del aumento en la inversión del capital humano y la relación con cada participante.

Para que las empresas puedan considerarse sostenibles deben tener una base sólida, ya que se encamina a un proceso de distinción y diferenciación. Antes de incursionar en este proceso se deben tener cubiertos requerimientos básicos como el cumplimiento de la legislación.

Las empresas que practican la Responsabilidad Social Empresarial clasifican las distintas escalas de valores sociales, morales o ambientales en diferentes ámbitos, formando de esta forma una sociedad global.

La inversión en tecnología y prácticas comerciales respetuosas con el medio ambiente es lo que genera el aumento de la competitividad de las empresas.

Esta preocupación por el medio ambiente esta principalmente influenciada por las decisiones financieras de las compañías e inversores.

En el mercado está muy bien valorado el enfoque del gobierno corporativo, compañías en las que su gestión se lleva a cabo de manera solidaria y comprometida con el medio ambiente.

Muchas empresas reconocen que la sostenibilidad es un factor clave para fomentar el crecimiento de nuevos mercados.

El principal énfasis de la sostenibilidad es la recuperación económica, por ello en la actualidad, son muchas las compañías que apuestan su desarrollo a esta práctica empresarial.

El sitio globalstd.com recolecta diez de las razones más importantes razones por la que una compañía debería ser sostenible:

1. Ahorro de costos:

La sostenibilidad es primero sobre mejorar la rentabilidad” y va desde simples acciones que pueden ayudar a ahorrar mucho dinero, cambiar bombillas, reemplazar computadoras viejas – que ahorrarían millones de dólares en costos operativos netos durante la vida útil del proyecto-, apagar aparatos que no se usan, usar paneles solares y más.

2. Demanda del consumidor:

Ser verde no solo ahorra dinero, sino que también crea nuevos ingresos atrayendo a clientes que se preocupan por la huella ambiental de una empresa.

3. Mitigación del riesgo:

Con el aumento de los costos de la energía y la incertidumbre en la oferta, es importante que las empresas comiencen a volver a pensar cómo obtener y utilizar los insumos.

4. Liderazgo:

Tradicionalmente, las empresas adoptaron estrategias de sostenibilidad para cumplir con las regulaciones gubernamentales y evitar multas. Ahora las corporaciones de vanguardia están adoptando el concepto de sostenibilidad para ser parte de la conversación sobre política ambiental.

5. Incentivos fiscales:

Los gobiernos federal, estatal y local suelen ofrecer incentivos financieros para emprender actividades ambientalmente responsables.

6. Retención de empleados:

Trabajar para una causa más grande emociona a los empleados y es una de las medidas más suaves para envolver la mentalidad de alguien. Una organización donde la sustentabilidad está incrustada en la cultura corporativa, es una gran herramienta para atraer y retener a los trabajadores.

7. La reputación de la marca y la publicidad:

El fomento de relaciones positivas con el consumidor a través de iniciativas sostenibles genera valor de marca y mejora la imagen de una empresa.

8. Limitaciones de recursos:

Los recursos naturales como los combustibles fósiles y el agua, son finitos. A medida que aumenta la escasez, el costo también aumenta. En algún momento los recursos de los que dependemos serán más caros o no podremos conseguirlos. Así que las empresas necesitan estar preparadas para proteger esos recursos y que sean abundantes, o bien, encontrar recursos alternativos para sus productos y servicios. Las empresas ganadoras harán ambas cosas.

9. Mantenerse al día con la competencia:

Una encuesta realizada por MIT Sloan Management Review en 2011 a casi 3 mil ejecutivos a nivel mundial, encontró que cerca de dos tercios de los encuestados creían que la sostenibilidad era necesaria para ser competitivos en el mercado de hoy.

10. Nuevas oportunidades de ingresos:

Empresas como DuPont, Nike e IBM están mirando hacia adelante para ver cómo los recursos naturales, el cambio climático y la energía pueden impulsar la innovación e inspirar nuevos modelos de negocio, productos y servicios. Estos son los factores que van a determinar el futuro de los ganadores y los perdedores en el mercado.

Tania Urias
Sin comentarios

Enviar un comentario